Warning: A non-numeric value encountered in /customers/0/b/5/dreamzerofilms.com/httpd.www/wp-content/themes/brooklyn/inc/ut-custom-css.php on line 1532 Warning: A non-numeric value encountered in /customers/0/b/5/dreamzerofilms.com/httpd.www/wp-content/themes/brooklyn/inc/ut-custom-css.php on line 1532

La restauración de filmes con nuevas tecnologías digitales

Restauración deluloide

Siempre que se aborda el tema de la restauración de filmes antiguos está presente la cuestión ética de la modificación del material original, problema que gira en torno a la autoría y autonomía de la obra. La popularización del coloreado de películas fue tan solo la puerta de inicio a todo un dilema que enfrenta a defensores de este tipo de procesos, los cuales ven una forma de actualizar las viejas obras a un público nuevo y cambiante, y los detractores, para quienes la obra debe mantenerse tal y como fue concebida, en su sentido originario y primordial, con sus defectos y particularidades.  Quizás el excesivo ejemplo del coloreado de películas se aleje del sentido tradicional de restauración del material fílmico, más centrado en la recuperación y conservación del material original, para buscar sin ningún reparo los beneficios económicos de la explotación de la nueva versión. Surge aquí un nuevo punto de lucha entre la relación arte-mercado en la que está inmersa el séptimo arte desde su inicio. Con cineastas que horrorizados e impotentes contemplan cómo las grandes obras de sus alabados antecesores son alteradas sin ninguna otra explicación que la monetaria. En el otro lado del tablero está situado el utilitarismo para el que una película no es más que un producto, y como tal, debe actualizarse en función de las demandas del público (Otra típica “actualización” suele ser la adaptación del formato original en el que la película fue rodado a los formatos de consumo doméstico. Recuadrando la imagen, expandiéndola, ampliándola o  cortándola para adaptarla a la superficie de la nueva ventana). Destacan como ejemplo perfecto las polémicas actualizaciones a las que George Lucas somete periódicamente a su producto estrella, la trilogía de La Guerra de las Galaxias. No contento con restaurar los arañazos presentes en el film o recuperar el contraste de color perdido, el astuto director empresario ha sabido reconstruir su obra como si la hubiera rodado ayer: mejorando sus viejas marionetas con nuevos efectos (como el parpadeo de ojos), añadiendo nuevos efectos de sonido, creando criaturas digitales que llenan espacios vacíos así como espectaculares paisajes digitales,  realizando renders del digital en 3D, e incluso alterando el sentido de algunas escenas del filme original, llegando al extremo de eliminar la ambigüedad moral de un personaje como Han Solo con la famosa polémica “Han shot firts”.

Han-Solo--dispara-primero

Atrevimientos estos que sirven para cuestionar el derecho a modificación de la obra original por parte de su autor, quien en este caso se defiende diciendo que solo realiza una nueva versión, que la original permanece en su estado primigenio. Alejándonos de estas polémicas y entrando en la restauración de material fílmico antiguo, resulta de extrema importancia la labor de documentación que se realice en el estudio previo a emprender la actividad regeneradora. Porque es indudable que el digital ha facilitado estas arduas labores hasta extremos impensables, no obstante también ha traído el peligro de eliminar las “sanas impurezas” que puede contener el material del que se parte. Detalles particulares de cada obra, a veces accidentales a veces firma del director de fotografía o del realizador, que sirven para contextualizarla y poder valorarla. Es por tanto imprescindible a la hora de hacer una aproximación a una película cualquiera conocer sus condiciones de producción: compararla con otras obras semejantes realizadas por el mismo director, saber en qué soporte fue rodada, así como si fue producida en estudio o en exteriores reales. Con todo, es frecuente que el afán de perfección (tanto visual como sonora) lleve al equipo restaurador a lograr unos resultados que superan los que tenía la propia cinta en el momento de su estreno, por una parte robándole “su alma propia” en una extrema limpieza, pero por otra, en términos cualitativos,  logrando un producto final con el que el director ni siquiera pudo aspirar a soñar en el momento de la filmación. Destaca entre las principales Majors que realizan esta labor la compañía Criterion, referente mundial en la restauración de filmes con su Criterion Collection, una mimada selección de obras remasterizadas con gran calidad por un especializado equipo distribuido en los distintos procesos de restauración, fundamentalmente digitales. Llevando  el afán comercial de crear deseo de novedad en un clásico del séptimo arte hasta las últimas consecuencias del mercado capitalista, las fetichistas, creando nuevos diseños gráficos para la película, como pósters y carátulas, que permitan a los renovados productos competir con las últimas producciones. No nos engañemos, la restauración es preservación cultural, pero ante todo es negocio. Lo curioso no deja de ser, que como en tantos otros ámbitos, sólo cuando es negocio funciona de manera rápida,  sistematizada y efectiva.

restauracion pelicula

Creatividad y Diseño con Sello Propio.